POR QUÉ LAS CREMAS HIDRATANTES NORMALES NO FUNCIONAN CORRECTAMENTE EN UN AVIÓN.

La piel deshidratada es un efecto secundario normal de los viajes en avión. Esto es simplemente el resultado del aire extremadamente seco. El aire en el avión es literalmente más seco que en el desierto del Sahara, donde la humedad media anual es algo menos del 25%. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la humedad del aire en un avión es de sólo un 20% en comparación con el 50 a 70% en el que nuestra piel se siente bien. 

Sólo bajo estas condiciones un hidratante comercial tiene dificultades, si se toman otros factores como la baja presión del aire, la radiación UVA y los gérmenes, así como la carga bacteriana, se puede entender rápidamente dónde radica el problema.

Una crema hidratante normal desafortunadamente no tiene ninguna posibilidad de funcionar correctamente, ya que la humedad normalmente ya se extrae del aire antes de que haya penetrado en la capa superior de la piel.

La crema adecuada debe ser muy hidratante, de larga duración y de rápida absorción para que funcione correctamente en un avión.

Exactamente estos 3 criterios están cubiertos cuando se utilizan los sueros Avionox. Gracias a ingredientes muy humectantes como la manteca de karité, la piel seca recibe inmediatamente la hidratación necesaria. Para evitar que la humedad se extraiga directamente del aire seco, los ingredientes fijadores de agua, como el ácido hialurónico, sellan la hidratación de la piel.

Dejar un comentario

Todos los comentarios son moderados antes de ser publicados